11 de septiembre de 2007

ALGUNAS NOCIONES ACERCA DE E-LEARNING

Extracto
Asesoría Modelo de Perfeccionamiento Docente con TIC
ENLACES/CPEIP - Ministerio de Educación de Chile

Es indudable que nos encontramos en una etapa de transición cultural, en la cual quizás lo más relevante no está en encontrar una caracterización esencial de la misma, sino que lo más importante es encontrar las claves que destacan los rasgos propios de esta transformación. Aún no estamos en condiciones de definir si nos encontramos adviniendo a la sociedad de la información, o la sociedad del conocimiento, o a la cultura global o cibernética. En definitiva, no pareciera trascendente centrar el foco de atención en encontrar elementos de análisis a partir de estas discusiones.

Para encontrar definiciones generales, pareciera más relevante considerar cuáles han sido los cambios antropológico-filosóficos, epistemológicos, culturales y sociales que caracterizan esta transición posmoderna, que se encuentra tan vinculada y arraigada con el desarrollo tecnológico, para fundamentar los procesos de modelamiento de nuevas concepciones curriculares y nuevas estrategias de formación y perfeccionamiento de profesores.

En los últimos años, se ha podido constatar que la Educación está expuesta a la demanda de cambios fundamentales en la concepción del quehacer pedagógico. La creciente intervención de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) en los más diversos ámbitos de la sociedad y de la cultura, expone al sistema educativo al imperativo de la innovación. Esto implica incorporar lo nuevo a la cultura educacional, lo que está asociado con la integración curricular de las TIC en las diversas funciones pedagógicas que el sistema posee. De esta manera la irrupción de las TIC en la Educación puede dejar de constituir un fenómeno de “oportunismo tecnológico”, para instalarse de manera más relevante en el quehacer de los profesores y sus alumnos, los que al utilizar estas tecnologías puedan ensayar en sus prácticas pedagógicas nuevos paradigmas epistemológicos, pedagógicos, metodológicos, didácticos y evaluativos, que lleguen a articular un currículum modernizado y acorde con las nuevas demandas de la sociedad, la cultura y principalmente de las nuevas generaciones de estudiantes, quienes requieren desempeños de sus profesores más abiertos y flexibles.

Se requiere promover una formación docente, tanto inicial como continua, que promueva un currículum sustentado sobre la base de la integración entre una pedagogía presencial y una pedagogía virtual (modalidad b-learning). Un currículum que integre la tradición pedagógica del aula presencial con los nuevos escenarios creados en torno al nuevo mundo de la virtualidad. Para lograr esto se necesita promover condiciones dinámicas de innovación, que se sustenten en relaciones de enseñanza-aprendizaje basadas en principios pedagógicos horizontales, autónomos, flexibles, progresivos y distribuidos. Es necesario impulsar la conformación de Comunidades Virtuales de Aprendizaje que practiquen la colaboración pedagógica y que promuevan la Gestión del Conocimiento.

Entre los múltiples factores que influyen, en esta necesidad de modificar las prácticas de la pedagogía tradicional, uno de los más determinantes se relaciona con la conformación de un nuevo perfil en los estudiantes. Los estudiantes están desarrollando paulatinamente nuevas competencias tecnológicas, las cuales son incorporadas a sus desempeños sociales y a sus contextos y formas de aprendizaje. Esto ha influido en diversificar sus necesidades y expectativas de uso de TIC en el quehacer pedagógico, el cual advierten más eficaz y motivador cuando está mediado por ambientes virtuales.

Los estudiantes, en el caso de la educación chilena, provienen de un sistema de Educación Básica y Educación Media, en el cual se ha desarrollado una fuerte estrategia de intervención de la Informática Educativa en los últimos años. Como resultado de este fenómeno, que ha transformado los cimientos de la escuela clásica, los estudiantes han asimilado progresivamente nuevos códigos, nuevas competencias tecnológicas y nuevas modalidades de vinculación con las fuentes de información y de conocimiento, lo que los hace más proclives a un aprendizaje autónomo e intelectualmente más proactivo.

Estos nuevos escenarios, exponen a los profesores ante el imperativo de gestionar un cambio que involucre aspectos tan complejos como: la necesidad de formular nuevos paradigmas epistemológicos, de disponer de nuevas concepciones curriculares sustentadas en dichos modelos, de contar con nuevas taxonomías que orienten una pedagogía innovadora capaz de modificar drásticamente las actuales metodologías, de transformar las modalidades didácticas y los enfoques evaluativos aplicados, para lo cual es imprescindible impulsar nuevas estrategias de formación inicial, de educación continua y de perfeccionamiento docente, que aporten conocimiento pedagógico y de actualización curricular, basadas en la integración de TIC en las modalidades de enseñar y de aprender...

Ver más en formato .pdf http://blogs.ya.com/marcelo-careaga/

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo expuesto por el profesor es una realidad objetiva que se presenta como un desafio que debemos enfrentar los docentes, centros de formación y sociedad en general. Los jóvenes y niños naturalmente demandan desarrollar competencias que les permitirán acceder al mundo de hoy. Sin embargo,¿estamos en condiciones de cubrir estas demandas?...¿las universidades están preocupadas de formar docentes competentes en el àrea de las TICs?...¿los futuros docentes están motivados ante el cambio o le temen?...interrogantes que nos pueden hacer reflexionar sobre nuestro quehacer.

Cecilia Vàsquez

Lilian dijo...

Las tecnologías de la información constituyen un proceso cada vez más avanzado y complejo, donde el ser humano se ve involucrado y expuesto de manera constante y permanente a este nuevo modo de comunicación.
Ellas pertenecen al modelo de sociedad en la cual estamos inmersos, y por tanto, son las nuevas necesidades educativas, de convivencia y de relaciones sociales las que lideran el uso y aplicación de las TIC’s a nivel de todo nuestro intrincado mundo de redes que se tornan cada día más complejas e inclusivas.
Es decir, existe la urgente necesidad de generar los espacios para que las personas se acerquen al conocimiento, lo generen a partir del contacto y descubrimiento de las fortalezas individuales de cada sujeto y, puedan así contribuir a la comunicación del conocimiento.
Como país, tenemos recursos y personas con múltiples capacidades, sin embargo, es necesario un cambio profundo en las concepciones que tenemos de los otros(as) que forman parte de nuestros entornos. Es válido entonces pensar, en la nueva sociedad del conocimiento como algo dinámico, emergente que puede lograr transformaciones a partir de las múltiples ventajas que ofrecen los espacios virtuales; un lugar en el ciberespacio donde se comparta en comunión con los otros; donde se respete a las individualidades y se acerquen las culturas.

lis dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
lis dijo...

En una sociedad altamente escolarizada y tecnologizada exige nuevas habilidades y competencias que afectan doblemente tanto a los educadores como a los `propios agentes del aprendizaje: los alumnos.
Se está provocando un verdadero giro en la educación, cambios en los referentes culturales que en los jóvenes provienen del mundo cibernético y virtual.
La tecnología ha logrado un desarrollo elevado en el ámbito educativo... ¿pero este desarrollo es de calidad o solamente estamos en el nivel de la implementación y los cambios en la formación tanto de profesores como de alumnos es aún incipiente?